Meditación diaria

 

Diciembre 12, La respuesta apropiada

En medio de todo lo que está siendo conmovido alrededor nuestro, toda la angustia, la incertidumbre, conflicto, confusión, odio, división, guerra, y miedo, tenemos un reino inconmovible. Tenemos paz, seguridad, y un propósito. ¿Cuál es la respuesta apropiada? Hay solo una: es el agradecimiento.

Diciembre 11, Deteniéndonos para decir "gracias"

Algunas personas están genuinamente agradecidas a Dios, pero nunca tienen tiempo para expresarle su agradecimiento a Él. ¿Cómo nos sentiríamos si nuestros hijos nunca nos agradecieran por todo lo que hemos hecho por ellos? ¿Cómo nos sentiríamos si nunca dijeran “gracias”? o si nunca mostraran gratitud...

Diciembre 10, La gracia y la gratitud

Dios requiere dos cosas de nosotros como Su pueblo. Sobre todo, quiere que apreciemos lo que Él hace por nosotros. Segundo, Él quiere que le expresemos nuestro agradecimiento. Es importante entender nuestra necesidad de expresar agradecimiento a Dios.

Diciembre 09, Hasta el fin

Uno de los temas consistentes que se encuentra en Hebreos es el peligro de renunciar a su propia profesión de fe en Cristo. Hay cinco pasajes característicos en Hebreos que nos advierten de los peligros de volver atrás. Estas son algunas de las palabras más solemnes de las Escrituras.

Diciembre 08, El proceso de la perseverancia

La perseverancia produce en nosotros un carácter probado. Éste es el propósito de la perseverancia, producir un carácter que ha sido probado y también resistido la prueba.

Diciembre 07, Una carrera larga y planeada

En Hebreos 12:1 dice "despojémonos también de todo peso", aquí debemos pensar en términos a esta carrera. El atleta vacía sus bolsillos y usa la ropa más liviana que pueda, no lleva ningún peso innecesario. Algunas cosas que no son exactamente pecados nos pesan y aún pueden cargarnos y retrasarnos.

Diciembre 06, Cultivando la perseverancia

¿Cuál es el opuesto a la perseverancia? Creo que es renunciar o abandonar algo. Los cristianos no pueden permitirse ser personas que se rinden. Cuando Dios nos pone a cargo de algo, tenemos que decidirnos y llevarlo a cabo. Hay una relación directa entre el dominio propio y la perseverancia. Sin dominio propio no conseguiremos perseverar.