Meditación diaria

7 articles

Febrero 06, Respeto por la sangre

Cuando miramos al poder santificador de la sangre de Jesús, examinaremos un pasaje en Hebreos donde habla del apóstata, aquella persona que da la espalda a la fe cristiana, habiéndola conocido, entra en una negación deliberada y rechazo del Señor Jesucristo. Habla de todas las cosas sagradas a las que renuncia y, en un sentido, profana...

Febrero 05, Lo que significa la santificación

Santificación es otra de esas palabras teológicas largas. Vamos a descomponerla. Santificar está directamente relacionado en el lenguaje bíblico original a la palabra "sagrado". Así que, "santificar" significa "hacer sagrado".

Febrero 04, Una buena confesión

Las personas religiosas piensan que son bastante santas si aclaran cuan pecadores son. La actitud general es que podríamos ser vanidosos si clamamos ser justos, que podríamos ser religiosos si continuáramos hablando de nuestras faltas, nuestras debilidades, y de los errores que hemos cometido.

Febrero 03, Paz y seguridad

En el libro de Isaías, leemos sobre otro resultado de la justicia en la vida cristiana: "Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre" (Isaías 32:17).

Febrero 02, Valientes por la justicia

Dios hace justas a las personas injustas. La Escritura lo dice, y yo lo creo. Miremos un simple versículo que afirma esta verdad: "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él" (2 Corintios 5:21).

Febrero 01, Justificado gratuitamente

El problema con las personas religiosas es que siempre están tratando de ganarse la redención y nunca logran. Nunca están satisfechos, ni tranquilos porque piensan que siempre tienen que hacer un poco más para ser justos. Eso nunca funcionará.

Enero 31, Recto y justo

No podemos considerarnos justificados si no fuimos hechos rectos. La justificación es más que una ceremonia legal o un cambio de fórmulas. Es un cambio de carácter y de vida, y es producido por la sangre de Jesús. Hemos sido hechos rectos con una justicia que no es nuestra, es la justicia de Jesucristo.