Meditación diaria

 

Septiembre 21, El sufrimiento y el reinado

Pablo escribió en Romanos 8:18, "Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse". Si deseamos reinar con Cristo, debemos estar preparados para sufrir.

Septiembre 20, Llegando a Pentecostés

Hay una correlación directa en los períodos de tiempo entre la liberación de Israel de Egipto y la experiencia de los cristianos en la iglesia primitiva. La ejecución del Cordero de Pascua corresponde al día en que Jesús murió. El paso del Mar Rojo corresponde a la resurrección de Jesús de la tumba. El recibimiento de la Ley del Monte Sinaí, cincuenta días después de La Pascua...

Septiembre 19, Guiado por el Espíritu

La manera de vivir como un hijo o hija verdadera de Dios es ser guiado regularmente por el Espíritu Santo. Como Jesús dijo, "Mis ovejas oyen Mi voz,...y me siguen" (Juan 10:27). Cuando Jesús habla de "oír", Él quiso decir: que tenemos que oír y seguirle con regularidad. Esto no es un proceso para hacer un día ”si“ y el otro día ”no“, ni de una vez a la semana...

Septiembre 18, Nacimiento y adopción

Al recibir a Jesucristo, usted pasa a ser un hijo de Dios, y también recibe la "naturaleza de Jesús", una naturaleza que clama a Dios el Padre "papi". Esta es una relación muy natural.

Septiembre 17, El espíritu de adopción

Abba es la palabra aramea o hebrea comúnmente usada para decir "papi". En Israel, un niño llamará a su padre, "Abba". Y porque hemos recibido el espíritu de adopción, tenemos el derecho de dirigirnos a Dios como Abba. Padre. Papi.

Septiembre 16, Vestido en justicia

¿No le parece notable que la justicia de Job no era suya? No hay justicia propia en ningún lado en la Biblia. Job dijo, "Me vestía de justicia, y ella me cubría". Él estaba vestido con una justicia que había recibido de Dios por fe. Este fue el resultado de su rectitud.

Septiembre 15, Una medida de justicia

"Si estorbé el contento de los pobres, e hice desfallecer los ojos de la viuda; si comí mi bocado solo, y no comió de él el huérfano..." (Job 31:16-17). Note los tres grupos que Job mencionó: el pobre, las viudas, y el huérfano. Job dijo, en esencia, "Si no he hecho lo que debía haber hecho por ellos, soy un pecador, y he fallado en mis obligaciones básicas".